Monday, December 20, 2010


[24 11 10]

hay luz?

las cosas pasan muy rápido, una después de otra. no se confunden los límites pero sí las impresiones que dejan.
una noche te sentí más cerca que nunca, al día siguiente sentí que nos habíamos separado para siempre. un día empecé a construir, un día me olvidé, un día volví. cuando pude darme cuenta de que estaba sonriendo, algo se rompió otra vez. pero no dentro mío. bajé los interruptores y me moví casi por inercia.
entiendo mejor, actúo mejor, siento menos.
tengo mis momentos. soy tal vez demasiado cautelosa, cuento cada respiro. dibujo los límites y siento todo al mismo tiempo. guardo cada cosa en un lugar distinto.
lo que quiero decir es, después de tres días de sentir lo mismo, el mismo aire, las mismas mil voces, la música y las miradas, soy otra persona. no sé si un día me alcanza para acordarme de dónde estoy. y otro día más, lleno de otra música, otras miradas nuevas, y la mía de otra manera. me encuentro en otros lugares. muchas cosas se despliegan. después de todo eso, un golpe brusco para volver a lo de antes: resolver, resolver, resolver.
lo que quiero decir es, no sé cómo asimilo tantos cambios. no sé por qué los considero cambios tan importantes, en lugar de cosas que simplemente suceden. me cuestan las cosas simples, estoy preparada para que se compliquen en cualquier segundo. pero creo que, así como puedo bajar los interruptores, a veces puedo subirlos. no entiendo del todo qué hago o cómo lo hago, pero entiendo mejor, y recuerdo el aire de cada día.



-

no sé si tengo raíces ni sé si tengo futuro.
sé que estoy en el medio de algo, y lo voy a estar por mucho tiempo.
(me importan las cosas que tienen menos que ver con cómo me siento.)
no sé si son páginas o fronteras.
me importan las cosas que tienen más que ver con irme.
me limito a esperar.

Sunday, December 12, 2010


el fuego, y el sabor de todas esas noches
y de las cenizas que recordé en ellas
siempre estuve en otro lugar
esperando volver
a otro lugar
atenta, sin embargo
al frío del viento

me duermo en las baldosas de siempre
y sueño
con las baldosas de siempre

el fuego, tu respiración y la de ellos
me elevo un poco y me arden los ojos

algo atraviesa mis pulmones y se mezcla, por fin
con el frío del viento.

Wednesday, December 8, 2010


hay algunas asociaciones que debo romper, ahora más que nunca.
para cambiar lo que siento tengo que ignorar lo que siento
por ahora

Sunday, December 5, 2010


Puede lo azul ya no estar a tu lado, pero eso no hará el mundo menos a[zu]lado.

[sab]

Friday, December 3, 2010


no sé en qué pienso cuando no puedo dormir. después de un rato, después de llorar y de querer golpear todo y golpearme a ver si me canso, creo que trato de convertir esto del pseudo-insomnio en algún tipo de acto heroico, aunque sepa que no voy a sacar nada de eso.
me traje a mi peluche, que abrazo cada vez más fuerte, y lo dejé en el sillón. estoy dedicándome a mirar la pantalla como una idiota; casi nada es distracción suficiente, o al menos placentera. no puedo dejar de pensar que tendría que estar durmiendo en vez de escribir esta pelotudez simplemente para que alguien lo lea y se entere de mi existencia (?), y no sé, ¿venga con una solución mágica? tendría que estar durmiendo porque se van a la mierda todos mis planes, odio levantarme tarde, y trato de estar de buen humor durante el día pero no es lo mismo. la que se quiere ir a la mierda soy yo, al final.
de hecho, durante el día suelo estar tranquila, es verdad que ante lo más mínimo me dan ganas de llorar o vomitar, pero también se me pasa más rápido que antes. pero irme a dormir y levantarme son los peores momentos. irme a dormir sabiendo que me va a costar y que voy a soñar pesadillas o cosas peores (hechos deformados, culpas, personas que no deberían aparecer en maneras que no deberían aparecer, exageraciones, miedo, culpa, miedo). y levantarme cansada, sea temprano o tarde; si es temprano porque no dormí suficiente, si es tarde porque dormí demasiado y soñé demasiadas pelotudeces y tal vez ni siquiera descansé.
me siento tan idiota pidiendo (no sé a quién) que me deje dormir. que me deje tener un día tranquilo. últimamente ni en mi casa tengo tranquilidad. me quiero ir, pero no, quiero que mi casa sea mi casa. cada solución me parece estúpida, no entiendo cómo no puedo decidir que no me van a importar las cosas, cómo cada vez siento menos pero no puedo hacer que mi mente deje de funcionar, no se calla nunca. y ahí sí, siento, siento la inestabilidad que ya es algo bastante común, y vuelta a lo mismo: ¿por qué no puedo entender esto de otra manera y estabilizarme?
escribir esto me está enojando más de lo que me está "sirviendo para descargarme", así que basta.